Diario Perfil - Sociedad | Sábado, 24 de Mayo de 2008

Jardines Rodantes para Bebés ABC1

Haga click para agrandar la imagen

Nació en countries y barrios cerrados como alternativa a las guarderías y hoy se extiende en las zonas más acomodadas de la Ciudad y el Conurbano. En casas que van rotando cada 15 días, se juntan grupos de hasta ocho chicos de seis meses a tres años que viven cerca uno de otro. Para los padres es mejor porque se sienten más seguros y cómodos, aparte de considerar positivo alejarlos del peso de la institución y de los lugares atestados de chicos. Los bebés se desarrollan en un ámbito familiar. Los especialistas advierten que existe el peligro de sobrecargarlos de actividades.

  A las miles de ofertas de ropa, juegos, entretenimientos, espectáculos y productos varios dedicados al universo de los bebés, se suma una nueva propuesta para aliviar las apretadas agendas de los padres: los jardines rodantes, un servicio de educación para grupos reducidos de chicos de 6 meses a 3 años que van rotando de casa en cada encuentro. Es una alternativa para que comiencen su sociabilización en un ambiente familiar que empezó como una modalidad en countries y barrios privados–debido a la lejanía de las guarderías– y que hoy se extiende a los barrios más acomodados de la Ciudad y de la zona norte de la provincia de Buenos Aires. (...)
  El espacio utilizado puede ser el living, un patio o la habitación del niño. En algunos lugares se utiliza el SUM –Salón de Usos Múltiples– del edificio o las salas compartidas en el caso de los countries. “Se realiza en los hogares y es una experiencia particular porque los chicos van al ‘jardín’ a la casa del compañero y también el ‘jardín’ va a la suya”, explica Josefina Fatur Depetris, coordinadora de Paso a Paso, otro de los emprendimientos que ofrecen esta modalidad.
  “Lo elegimos como un recurso para agregarle una actividad y que se vaya preparando para el jardín. Los nenes conocen otras familias, interactúan, se amplía su universo”, cuenta Valeria, mamá de Manuel, de un año de edad.

Mamás premium
  El jardín rodante está destinado a bebés de clase media y media alta, que puedan afrontar los gastos de una educación a domicilio. Los precios van de 200 a 500 pesos mensuales, dependiendo de la cantidad de días que se contrate el servicio, así como de los materiales que se utilicen en cada encuentro.
  Durante el tiempo que los bebés están entretenidos con la maestra, las mamás aprovechan para tomar sus propias clases de gimnasia o yoga en la casa, ir de compras o hacer cualquier otra actividad que sus hijos no les permiten. Otras, profesionales en su mayoría, trabajan desde la casa y aprovechan ese tiempo para avanzar con sus tareas.
  Algunos maestros les ponen nombre a los grupos y mantienen los encuentros en forma de taller cuando los nenes comienzan el jardín formal. Marcela, una de las mamás que optó por esta modalidad, asegura que su hija Sofía, de un año, se divierte con el grupo “los vecinitos” junto a otros bebés de Villa Devoto. “Es tan chica que me da miedo dejarla sola, en cambio en las casas siempre hay algún adulto y me quedo tranquila”, dice.
  La búsqueda de seguridad y el temor de los padres a dejarlos en lugares con muchos chicos, como en las guarderías o los jardines maternales, colaboran para la expansión de este sistema. “Con las cosas que pasan creo que la relación costo-beneficio de tener el jardín en casa es por demás positiva”, opina Marcela. (...)

Así funcionan
  Es para grupos reducidos de no más de ocho chicos.
  Los costos varían entre 200 y 500 pesos, según la frecuencia del servicio.
  Algunos cuentan con asesoramiento de psicopedagogos.
  Apunta a bebés de seis meses a tres años pero puede mantenerse como un taller cuando comienzan el jardín formal.
  Las labores están pautadas según la edad.
  Varios incorporan actividades artísticas como teatro y circo. Los grupos pueden comenzar en cualquier mes del año. (...)

Brenda Focas


Volver al listado de prensa
ROSARIO LYFORD-PIKE (MAMÁ)
Soy madre primeriza y mi vuelta al trabajo era todo un tema para mí porque quería dejar a mi bebe con alguien que fuera de mi plena confianza. Cuando contraté los servicios de Paso a Paso me sentí muy contenida por Josefina al contarme cómo era todo el proceso de selección y la importancia que le daban al chequeo de referencias.
Luego, cuando me presentaron a Caro, no tuve dudas que el trabajo realizado había sido excelente y cuando empezó a trabajar, lo confirmé. Además, siempre tuve el apoyo de Josefina durante el tiempo de adaptación y para el seguimiento. Hoy me voy a trabajar tranquila porque se que mi hijo está en buenas manos y le agradezco mucho a Paso a Paso que me ayudó a encontrarla.
Las TORTUGUITAS