Revista Para Tí Mamá | Martes, 21 de Agosto de 2012

El Jardín en casa

Haga click para agrandar la imagen

   Los jardines rodantes son una nueva forma de brindarles educación a los más chicos, en su propio hogar. En esta nota te contamos de qué se trata y cuáles son los pros y los contras.

   Se está acercando el día en que tenés que volver a trabajar y el miedo de dejar a tu bebé al cuidado de otro no te deja pensar. Tu primera opción fue que lo cuide un familiar, después el jardín maternal, pero nada te convencía del
todo. ¿Escuchaste hablar de los jardines rodantes? "Son espacios educativos a domicilio, pensados para niños de 6 meses a 2 años. La propuesta surge, por un lado, por el deseo de las familias de que los chicos tengan un espacio para compartir con otros niños, con orientación educativa, pero sin ser un jardín tradicional, porque sienten que sus hijos son muy pequeños para esto. y, por otro lado, pensar una propuesta personalizada, con frecuencias que no necesariamente son de lunes a viernes", explica la Líc. en Educación Inicial, Josefina B. Fatur Depetris, Coordinadora de Paso a Paso - Mi Jardín Rodante.
 
Experimentar
   El aspecto más importante que distingue a los jardines rodantes de los tradicionales es el lugar donde se desarrolla, porque -como su nombre lo indica- el rodante se realiza en distintas casas de forma aleatoria, acordando entre los padres cómo organizarse. La frecuencia de los encuentros varía de acuerdo a la edad de los bebés, pueden ser 2 o 3 veces por semana, y con horarios reducidos (entre 2 y 3 horas) y se puede realizar dentro de la casa o en un espacio común del  edificio. Generalmente, los niños que conforman un grupo viven en zonas cercanas. La mayoría de los lugares que trabajan esta tendencia tienen a cargo de los distintos grupos a maestras especializadas en el trabajo con niños pequeños, que saben cómo contenerlos y estimularlos. Desde la OMS manifiestan que cuanto más estimulante  sea el entorno en la primera infancia, mayor será el desarrollo y aprendizaje del niño, y esto está asegurando en los jardines rodantes. Igualmente, a la hora de decidirte por esta u otra opción, siempre es primordial que te acerques al lugar, hables con los directivos, con las maestras incluso con mamás que lleven a sus niños para así poder sacarte todas las dudas.
 
Por qué son una buena opción Por Josefina B. Fatur Depetris (Coordinadora de Paso a Paso-Mi Jardín Rodante y Capacitadora docente)
   Los bebés comienzan a socializarse con pares de edad similar en pequeños grupos, el ambiente que se genera es mucho más familiar y cálido y conocen el espacio donde se desarrolla. La atención es mucho más personalizada y los padres pueden estar más presentes, por lo que se genera una relación muy fluida con la maestra. Las actividades que realizan son similares a las que se desarrollan en un jardín convencional, pero en los rodantes los niños tienen más tiempo y libertad, dos principios que se respetan. Además, se puede controlar mucho más el tema de las enfermedades, previniendo muchos contagios.
 
Por Gloria Kaspar

Volver al listado de prensa
LUCÍA AQUINO (MAMÁ)
Comenzamos la búsqueda de una niñera cuando mi hijo tenía 3 meses a través de contactos personales, pero no encontramos la persona adecuada. A través de unos vecinos conocimos Paso a Paso, nos contactamos y rápidamente comenzamos la búsqueda, nos interesaba encontrar una persona profesional, de confianaza con calidez humana, experiencia y creatividad ya que la misma pasaría muchas horas con nuestro hijo. En poco tiempo nos presentaron a Romi y nos pareció que era la persona indicada que cumplía con todos los requisitos, y no nos equivicamos. Realmente estamos todos super conformes con ella y vemos que nuestro hijo esta contento  y muy entretenido. Nos solo lo cuida sino que está pendiente y nos ayuda en la evolución de todas las etapas. Me interesa comentar que no sólo es un servicio de búsqueda sino de acompañamiento posterior que me parece muy destacable y valioso. Sin lugar a dudas recomiendo Paso a Paso.